articulo-finlandiaNuestro compañero Rudi volvió a traernos interesantes noticias, pero esta vez, dede Finlandia. Y es que allí ha tenido lugar, hace muy poco, una carrera muy especial de Ski de fondo. Uno de los retos que nuestro Rudi llevaba mucho tiempo queriendo desarrollar y que al fin llevó a término.

Y como es tradición, una buena crónica del puño y letra de la misma persona que sudó y “sufrió/disfrutó” cada metro ganado sobre la nieve finlandesa no podía faltar.

FINLANDIA HIIHTO . La crónica.

Por fin este año habíamos logrado el acuerdo , el dinero y el tiempo para ir a una de las marchas míticas de esquí de fondo, en Lahti, 100 km al norte de la capital, pero al sur del país. Sería mi primera participación nórdica y poder emular el memorable viaje de Paco y el Paisa en 1982, que fueron en tren y con una tienda de campaña a correr esta prueba y la Vasa en Suecia, a 20 bajo cero se les congeló el camping gas y no podían comer .
Ya no son las cosas igual. íbamos en avión , con el tiempo justo , sin tienda y algo más de dinero que aquellos, pero en el rincón joven de mis ilusiones yo sentía la misma fascinación por esta marcha multitudinaria en un país de nieves perpetuas . Hiihto es de las pocas palabras que logré traducir, significa esquí.
Había un transbordo en el viaje por culpa del cual los esquís llegaron 6 horas después y mi bolsa entera mojada, pero al menos estábamos allí. Luis Collantes fue primero al alojamiento , un hotel que había reservado yo y tenía un concepto muy peculiar. La señora había comprado una antigua fábrica de tres pisos. En el 3º había creado el ambiente de un camping dentro de una gran sala , con sus bungalows interiores que es donde dormíamos. En suma, un lugar agradable y con un sabor especial, digamos finlandés, no una cosa insulsa.
Finlandia significa “tierra del fin del Mundo “ y es un país con idioma propio, totalmente incomprensible y similar al de Estonia, aunque comparten con el inglés una especie de genitivo sajón que consiste en poner una N al final de la palabra para indicar su pertenencia. Cristianizados por los suecos hacia 1293, en 1640 se hicieron luteranos. Perteneció en parte a Suecia y a Rusia hasta que en 1917 obtuvo la independencia de estos últimos.
Nuestro plan era sencillo . Salir rápido para coger posiciones y regular después el ritmo. Jose Bolado iba en la 2ª salida por haber estado ya en 1998 y diez minutos después estaba yo , en la 3ª salida, había más de 700 esquiadores en cada una, eran 4 oleadas. El día era oscuro y 2º sobre cero daban lugar a una nieve trasformada y en algunos sitios mojada. Probamos ceras, una capina de klister viola y encima la roja, que resultó ir muy bien. Acertar con la cera de agarre ya es un logro. De cera rápida , como siempre, un fluor general sobre parafina de cero más dos.
Te soltaban con los esquís en la mano. Había que correr hasta las huellas y calzarlos. Me puse en 2ª línea, detrás de dos vestidos iguales. Dijeron ya y a zapatear en la rampa inicial , una buena prueba . Adelanté, me puse 4º total a las colas por aquellos repechos, deslizando a paso alternativo, muy bien. Pasan unos túneles , adelanto al ruso y me pongo 2º, hay varios toboganes y no paramos en el 1º avituallamiento , km 5. Después ya cogimos a los de atrás de la salida anterior y formábamos parte de un interminable pelotón donde tenías que adelantar puestos cuando podías porque era gente que deslizaba poco. Es lo malo de la humildad, te infravaloras, mi salida era la de las 3 horas o más pero elegí la de 4 horas .
Había mucho bosque, al principio de pinos de corteza rojiza, por todas partes. Después abedules finos, y después mezcla de ambos, hasta Halvala , km 18. Luego entramos en una zona de cereales, la nieve estaba muy mojada, “bagnata” como dicen en italiano, esa huella negra que parece ceder a tu paso, único sitio donde no iba la cera de agarre. No la necesitábamos tampoco, el trabajo de brazos y tronco realizado te daba fuerza de sobra. El páramo se pasaba a gusto, grandes rectas donde comprobabas la larga fila a la que pertenecías en esos momentos. Después Orinkarkaus, km 26 y punto más lejano del recorrido. Allí te vuelves a meter en la fronda para no salir de ella hasta meta. En el avituallamiento había bebida isotónica templada, plátano , pan con mantequilla, y sorprendentemente, una cosa que gusta mucho en Finlandia, rodajas de pepinillo en vinagre. Yo desde luego, no me meto en carrera nada que no haya probado antes. El trazado era ideal técnicamente. Te iba requiriendo toda la variedad de pasos aprendida con los años, además cada poco te hacía cambiar, eso aumenta el disfrute. Hay que decir que la de clásico era la principal carrera, con más de 3000 participantes y daban 1500 euros a cada ganador (hombre y mujer). El ganador lo hizo en un sprint de cuatro , pero fue descalificado por patinar, así que el título fue para Mikkonen , que confesó haber tenido que estirar en plena bajada a causa de ¡¡¡ las contracturas ¡!! Y a pesar de eso se impuso al 9 veces ganador Kari Varis. En chicas ganó Heli Heiskanen, por 2º año consecutivo, totalmente vestida de rosa chicle.
A partir del km 30 empezaron las contracturas. De algún modo es imposible para un cántabro llevar una carrera de estas perfectamente preparada, sobre todo de clásico, por los pocos meses de nieve y la falta de instalaciones, por eso no me asusté cuando la parte superior de mis muslos empezó a quejarse. Yo sabía que sólo es cuestión de seguir y así fue, se pasó. Fue como una especie de contractura en cadena, después me dolió la cintura, después los pectorales, y todo se fue pasando, pero cuando empiezan a doler los tríceps sabes que podrás aplacarlo pero no se va a quitar. No problema , sin embargo, nada que no hayamos vivido anteriormente. Me sorprendí a mí mismo porque en el km 47 todavía en los repechos seguía saltando para provocar el agarre de la cera y adelantando gente, esto marcha, pensé. Hasta meta alcanzando gente, hasta meta sin ver a mi compañero, un consumado especialista en la técnica tradicional que cuesta creer que no sea nórdico por su eficacia en ella. De pronto veías la señera figura del trampolín surgiendo sobre los altos pinos y sabías que sólo quedaba un km y además de bajada. Como siempre, pudimos comprobar que en España bajamos mejor que en Europa, porque los circuitos están bien altos. Sin embargo, Jose tampoco bajó de las 4 horas, tal era la marabunta que no era posible ir rápido. 4, 03 el 836º para él y 4,10 el 932º para mí. Me sentí satisfecho con mi carrera y con ganas de otra por supuesto. Nos fuimos a dormir a nuestro acogedor bungalow.
El segundo día había menos gente, casi dos mil en total, pero seguíamos estando en 2ª y 3ª salidas. Intenté colarme en la anterior , ya que teníamos chip y el tiempo saldría igual pero me pescaron y a la mía. Esta carrera era a paso patinador. Yo llevaba puesto lo de Spain y el juez me dijo ¿matador? Y le dije sí, torerou (léase todo ello con acento extranjero, que no sé cuál es) . Salí y me puse 1º durante dos km, todo un hito, ir en cabeza de una carrera de estas, aunque sólo fuese de una oleada no deja de ser un honor para recordar de por vida. Nuevamente alcanzamos al grupo anterior pero esta vez me había propuesto bajar de las 4 horas e iba desbocado, adelantando gente como un loco. No paré a tomar nada casi hasta mitad de carrera. Había nevado la noche anterior , la nieve nueva era muy lenta. Por eso todo el mundo iba por en medio, donde la fina capa se había deshecho. Adelantar era, pues , un trabajo extra. Las zonas de bagnata se habían enfriado, eso era bueno. Había varios corredores disfrazados, uno de pájaro kiwi, neozelandés, otro de paisano, con pantalón de vestir marrón y cinturón de cuero. Otro de Superman y alguno más que no ví. Por el km 5 encontré a Luis, que había chocado con un árbol al adelantar y roto un esquí por delante. A la altura de Heinsuo, km 37 , en unos repechos, ví a Jose, tomamos algo juntos en el avituallamiento y seguimos. Fuimos juntos poco tiempo, dijo que no tenía gasolina y salí hacia adelante. Como todas las veces desde hace tres años, me gana en clásico y le gano en patinador. Yo esquiaba intentando deslizar, mejorando la técnica. Alcanzaba a gente, pero en algún puente sobre la carretera, donde había que dar cuatro deslizadas en fuerte pendiente, notaba ya un poco de acidosis. Kilómetro 95 del fin de semana y todavía podía desarrollar el paso 1.1, que suele ser muy exigente a nivel cardiaco, pero unos retoques técnicos me han permitido hacerlo sin gasto. Al final tres horas 31, mi objetivo de sobra, y Jose 3,46. Yo hice el 534º en patinador y Jose el 681º . En la Finlandia no hay categorías. En esta ganó Jussi Simula, entrando en una pierna, y Sini Alusniemi, por 5ª vez. Ningún ruso , aunque había muchos, estuvo en el pódium. En la medalla de la carrera este año sale la cara de Sibelius , el músico del nacionalismo finés, porque es su 150 aniversario.
Así logré acabar mi 8ª prueba de Worldloppet, como Paco, y Jose va por la 11ª. Me imagino que es un buen fruto de la cantera del Tajahierro. Cuando empezamos a competir en fondo a los 17 años bajo el ala de Paco “el Recio” Ramos, sería uno de los mejores capítulos posibles.
Por la tarde nos dimos una sauna finlandesa y asistimos a una sesión de bailes de salón espectacular, con orquesta y todo. También jugamos al ping pong , al mini hockey y al mini golf. Todo un complejo turístico en el pueblo de Orimátila.
El lunes en Helsinki , el mar estaba helado hasta unos 30 metros del muelle. Los barcos de recreo no estaban, los grandes sí. Hasta había una bici tirada encima del hielo. También desembocaba una ría que bajaba llena de trozos de hielo rotos. Muchos edificios de ladrillo rojo se me antojaban estilo típico y muy armónicos. También había un mercado del puerto con productos típicos : carne de reno, salmón, pepinillos , pasteles. Y algún ferry porque los hay a Estonia y otros destinos.

Rudi Amorrortu